Paseos bizarros, ¡muy entretenido, oiga!

IMG_20141123_193846

Madrid es una de esas ciudades en las que sales con un objetivo concreto y no sabes dónde vas a acabar, ni qué te vas a encontrar. Sonará a tópico o a leyenda urbana, pero así es. Yo lo llamo «paseos bizarros«. Pongo un ejemplo concreto: ir a ver una exposición sobre el creador de «Mortadelo y Filemón» y acabar en la terraza del Círculo de Bellas Artes, entre turistas y modernitos, y sin embargo encontrarte al panadero de tu barrio… Sin palabras.

No sólo eso, en el camino de vuelta a casa, pasar por la iglesia del «Cristo de Medinaceli«, entrar y ver tu primera misa desde que hiciste la Comunión. Continuar por Huertas y encontrarte al jefe de estudios del colegio de tu hija, en un paseo solitario de domingo por la tarde. Seguir rumbo a casa, por Lavapiés, y acabar en la sede de «Podemos«. En fin, que cuando llegas a tu destino, has recibido tal carga de información visual y emocional, entre otras, que no sabes ni dónde has estado, ni por qué. Es muy bizarro, ¡pero muy entretenido, oiga!

Mayte Segura

Thinking, dreaming, writing...

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Imagen de un cerebro de plástico
¿Tengo tres tipos de cerebro?

Dijo Ambrose Bierce que "el cerebro es un aparato con el que pensamos que pensamos". Esto o, lo que es...

Cerrar