La danza, un oasis de belleza

Teatro Real de Madrid
Teatro Real de Madrid. Temporada 2020-21

He vuelto al teatro en medio de la pandemia. La excusa era perfecta: mi paisano, Gonzalo García, venía como artista invitado a bailar con la Compañía Nacional de Danza (CND) en el teatro Real de Madrid. Oportunidades así no hay muchas, y tanto el lugar como la compañía eran un valor seguro. Conozco a Gonzalo de su más tierna infancia en Zaragoza, cuando estudiaba en la misma escuela de ballet a la que yo iba en mi barrio. Ya apuntaba maneras… Luego estudió con la maestra por excelencia, María de Ávila, y con su hija Lola, que vio su don e impulsó su carrera, desarrollada en Estados Unidos en ballets como el de San Francisco y en el New York Ballet (NYB) en la actualidad.

Así es Madrid y así es la CND, de la mano de Joaquín de Luz, capaz de traer al primer bailarín del New York Ballet, a pesar de las dificultades propias de los tiempos que vivimos. El desarrollo técnico de Gonzalo García es exhaustivo, pero su porte y su capacidad de trasmitir emociones en las piezas que baila son las que le hacen un artista completo y las que le han llevado hasta donde está. Y por eso el «Apollo» que bailó el sábado en el Real fue un lujo.

De Luz escogió dos piezas además de este «Apollo»: «Concerto DSCH», con coreografía de Alexei Ratmansky para el NYB, y «White Darkness», creación de Nacho Duato para la CND. Una coreografía contemporánea en la que Duato reflejó el hiriente mundo de las drogas, que fue estrenada en 2004 en el mismo teatro Real, y que cerró como broche de oro. La música en directo de la orquesta titular del teatro Real y la solidez de la CND, que no ha perdido el buen rumbo desde su creación en 1979 son, como dije, un valor seguro. Pero escucharlos y verlos en circunstancias como las actuales, es un verdadero placer.

Desde que comenzó la pandemia, muchos son los sectores que han hecho un esfuerzo por continuar con su trabajo, y no voy a nombrarlos a todos… Recientemente hemos visto el esfuerzo en el inicio del curso escolar de los docentes y del resto de personal en los centros educativos. Y hemos visto desde el verano también luchar al sector de la #cultura para reactivar conciertos, teatros, salas de cine y de exposiciones. Ahora que se acercan fechas navideñas y que todo el mundo pide que compremos en los comercios del barrio, hagamos un guiño a la cultura también. Regalemos libros, cine, teatro… Son un bálsamo para el alma y un oasis de belleza en medio de tanto dolor.

#culturasegura #teatro #cines #música #libros #madrid

Mayte Segura

Thinking, dreaming, writing...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer entrada anterior
Sonríe, por favor

Tengo un año regularcito... Bueno, regularcito me temo que lo tenemos el común de los mortales. No quiero entrar en...

Cerrar